Parados desde la plaza principal del Arecibo, y como en casi todas las ciudades de América, verás al frente el edifico del poder político. La casa de la Alcaldía, con una colorida fachada, no es la excepción.